jueves, 10 de enero de 2008

La embriaguez del delirio...

No quiero pretextos de plástico, no quiero tus ojos arrodillados, congelados desde Holanda...quiero tus labios vaginizados, que dibujaron el vino de mis ansias.

(en caleidoscopio)Tengo el crudo olor de tu abismo
por mis culpas y nostalgias,
por tu piel dilatada en oraciones y maldiciones encumbradas,
por el eréctil músculo que aprieta mi garganta y la descarga.


Soy el calambre de tus zumbidos
Soy tu círculo hundido en la tensión de tus fluidos, abierto, hambriento…
Soy la sospecha impresa en tus muslos, en tus caderas…


(finalmente)Tu carne se agrieta a mi verbo, y descalza mis ganas…

No hay comentarios: