viernes, 25 de enero de 2008

Coloréame.

Me esclaviza, el engranaje cónico: unión de los espesos dientes de tu báculo a los de la hondura de mi exceso.

Y así te espero… en la fiebre intermitente de este golpe orgánico, desdoblado, que pulsa mi pecho, y sofoca mi garganta,

-o-
...Espero que la alquimia de tus besos dilatados le den forma a mi cuerpo,
que el tibio vapor de tus manos haga el grosor de mis tejidos,
que tu sudor acalambrado arme el relieve de mi carne,
que el cuero abierto de tus entrañas dibuje mi piel,
que tus labios al norte del abismo, anclen el volumen de mi sustancia,
que tu lamer perfile los trazos de mi sombra hambrienta,
que tu fuga unte mordiscos por mi espalda,
que tus vértebras espigadas se ahuequen al sur de mis piernas enrolladas.
En suma, te espero coloreando el envoltorio de la pulpa sospechada.

No hay comentarios: