sábado, 2 de febrero de 2008

Sin.-

(retrato esposa de F.G. Waldmüller)





Puedo vivir sin la transparencia de tu mirada, sin los tobillos de tus preguntas,
puedo oler el vacío de mis manos, sin el tacto de tu mañana,
puedo enorgullecer mi soledad, sin tu pelo acariciando mis miedos,
puedo vestir mi cobardía, sin que tu valiente sonrisa acurruque mis batallas,
puedo escuchar este inmenso silencio, sin que tus pasos desnudos lo llenen de inocente sinfonía,

Puedo vivir con tu ausencia inflamada.

Puedo ver la lírica brisa atravesando el jardín, sin la fresca danza de tus brazos enseñándomela,
Puedo tocar la delgada noche de estos días, sin que el pincel de tu silueta dibuje los colores de un atardecer en mi alma,
Puedo permanecer, sin la música de tus años….puedo permanecer…
Puedo hablar, sin tu fuerte y delicada voz…

Pero no logro resistir el agudo dolor improvisado de mi respiración.
No puedo despegar mis zapatos de tu camino
No puedo humanizar los pedazos subrogados a tu tiempo, a tu carne.

Puedo vivir, pero no logro morir sin ti…

4 comentarios:

elenaberenice dijo...

mmmmmm qué mujer más sexual mmmm

SOMBRA FALSA dijo...

Elena, me encantan tus visitas, e ir a taconear en tu tejado!

el aspecto sexual es la esencia de nuestro género...aunque debo admitir que en "Sin.." me sumió una moreteada (pena)falta brutal,

Besos,
nos leemos!

elenaberenice dijo...

Me veo reflejada en tus palabras, ¿sabes?


Necesito CONSTANTEMENTE las cadenas de otro cuerpo, de otra piel...

SOMBRA FALSA dijo...

Elena, cierto...esas cadenas han de bañar la libertad...

Abrazos,