lunes, 8 de noviembre de 2010

A penas un quejido,
un instante desatado
La verdad se destempla en las crines de tu voz inmaculada.

Aceptación

El sosiego dispara con todo su temple florecido en la punta de mi lengua,

(músculo adiestrado para pegarse cual mazo, contra la propia estupidez, igual que al hielo).

Llega hoy el sosiego en su totalidad absolutista, a tragarme,
Tirano y distante,
Solidifica mi saliva impropia, y tan desbordada
En la isla no virgen,
Que es mi boca.
Abandonarse a las agujetas sangrientas del tiempo: irreverente del destino,

He de aceptar el sosiego,
Más no, el silencio pretencioso.

lunes, 25 de octubre de 2010

II

Las pestañas frías, llenas de esferas de agua, le obligaban a sacar los puños del bolsillo, y enviarlas al suelo, a su destino de gravedad común. Ya no distinguía el llanto, de la lluvia. Iluminado desde el farol por un ángel con extremidades de fuego, recuerda,


“Condenso en mi aliento impuro, los sutiles pezones de un infierno adolorido,
La leche de tu miedo, el sudor carmesí de tus rincones,
le abre yagas a mi destierro.
Si tu ventana se amarillenta de luz,
Ladraré en el vientre desprotegido de los péndulos dorados
Que se aparean con la calle,
A mis pies”

Rendido, se durmió empapado, con la voracidad de un viento tropical, concéntrico a su boca de arena, esperando vida desde el trisado vidrio lleno de fisuras ensangrentadas, con pelos colgando desde el marco del ventanal.


No hay diferencia cuando la existencia se vuelve una.

lunes, 18 de octubre de 2010

Me rehúso a dedos "foráneos" sin prueba de blancura!

Escrotos de indelebles alegrías y blasfemas hipocresías,

¿qué han hecho de mis ganas descascaradas por arrancarle algo,
un pedacito baboso a la vida que me queda?

Ese dedo acusador...la mano veterinaria: ansiosa por testear mi próstata querida,

Hoy me sumo a la testarudez ante la ciencia perniciosa y violenta,

Rehúso el examen que pretende desflorarme el ano,

Metiendo y sacando como purgante, mi dignidad de bolsillo,
por un resultado,

Que señores! Seamos claros!!,

Ya conocemos.

domingo, 17 de octubre de 2010

Plan B

Acabo de llegar a la ciudad de Sodoma y Gomorra, a la vuelta de la esquina o en el centro de mis calzoncillos,

Dejo convicciones en casa, me permito adiestrar por la mujer con apellido de un gran amigo: llevo pulsera negra, camisa con gorro, pecho descubierto, anillo al pulgar, estoy preparado, solo falta una vagina que acoja voluntariamente a este semental.

Escucho a Leonard Cohen antes de salir, me encolonio de coraje, y voy como rambo a coger la noche.

Resultado, diosas, y todas putas, queriendo cobrarme hasta por hablarles.

A probar suerte la segunda noche, que a la tercera tengo pasaje de vuelta.

Esta vez, no voy con la bravía mujer de apellido de mi amigo, que me lanzaba al vacío en el pecho oscuro de toda fémina, no, ahora voy con su hombre, mi amigo: un par de bares, misma calidad de carne jugosa, igual situación, las cinco que conocí, prostitutas.

Regreso a mi país, me saco el anillo, la camisa con gorro y la pulsera, para dormir con el plan B, mi esposa, sin depilar, roncando a mi lado, y soltando gases nucleares, porque comió algo que le hizo mal, y no me esperaba esa noche.

viernes, 15 de octubre de 2010

huesped (a)

Hay un huésped en mi cuerpo,
que ara mis tripas y de sopetón caigo retorciéndome en el suelo.

Hace de mi mente su retrete, y deposita cuanta seña y duda gruesa ha deglutido en los años.

Se basta en la fobia misma de gallinas desplumadas a cuero pelao y cacarea por mis rodillas de noche a día,

Araña la conciencia de pasados que no fui, y aquí me tiene como parásito de mi propia historia.

lunes, 4 de octubre de 2010

I

Despavorido humedeció recuerdos salivados en sus manos, en las rodillas,
Miraba en secreto desde la profundidad de la boca, abriendola, mostrando los dientes,afilados colmillos, que pesaban, los iba arrastrando en el pavimento, sacándoles filo cada vez que desde lejos, desde lo inexistente, la veía.


"huelo tu sangre, te siento menstruar en mis venas,
los pies se me han cubierto de hielo...desmedidamente!
las garras me han crecido como a un muerto,
no muerto,
desmontado del columpio que solo por diversificar el entretenimiento,
ha forjado Hades en el inframundo".


Te acercas demasiado, ya no me distingo de mí.
(la diferencia, exige dos existencias, al menos remotas )

miércoles, 25 de agosto de 2010

BASTA!!

viernes, 6 de agosto de 2010



Yo soy la oscuridad misma.
Ahí donde la gente siente que no hay salida, es donde vivo.
Cuando alguien está perdido, es mi camino. Donde el norte llora, están mis ropas,
El viento helado que congela los mocos infantiles y arrugados está hecho de mi aliento.

Yo soy la canalla de atrofiada humanidad, el rincón mohoso al que no se atreve a llegar el sol.
Soy el temor de la soledad.

Ahí donde el mar aterriza vencido e impotente, donde los peces ciegos dejan de volar, respiro.
Al acantilado pretencioso, y con los bolsillos tan vacíos como mi piel, me despojo.

Soy el fauno desarraigado que danza al compás del alarido de los muertos. La inquieta verdad estrangulada.

(amigo mío) En esta carne, no hay linterna que abra…nada.

jueves, 29 de julio de 2010

misiva en buena...eee!!

La época en que los vientos alejaron tu presencia de mí, fue agradecida. Jamás entendí porque la admiración que ella tenía de ti, cuando cada vez que yo te tenía en frente no soportaba ese ruido inconsistente que salía de tu boca, solo ilusiones falsas, imágenes ridículas que como bocanadas de un diablo retardado, salían anillando el humo del cigarrillo, inquieto por culpa de tus babosos labios. Esa voz, ni siquiera recuerdo si era chillona, o ronca, solo recuerdo la estupidez que constantemente representabas para mí. En el diccionario, junto a la palabra imbécil (la palabra no se toma en términos violentos, sino ciertos, me refiero al enfermo que babea, porque no se da cuenta, que aplaude como foca con las palmas al revés, el que no respeta porque no sabe que es eso) está aún tu foto, y no entiendo cómo a pesar de esa información pública, sigue la gente sin reconocer a primera vista tu insuficiencia mental e intelectual, y para que decir emocional. Supe de tu mediocridad cuando me enteré que te pasaste la amistad como papel de baño, limpiando el aplastado y tremendo culo que gritaba porque cualquiera lo hiciera suyo.
Me molesta, tu nombre, esa sonrisa que veo ahora en una foto, tan latente que me aterra que de alguna forma resultemos conectadas. Es ahí donde reniego de la tecnología y su perversa conectividad.
No soportaría pensar si quiera que identificas quien soy, que de una forma retorcida, simplemente me saludes. Siempre has sido mi vergüenza de mujer.
Me atora tu existencia, viví mejor todos los años, sin conocer que aún respirabas, ahora me perturba el que inhales el mismo aire que yo.

Con mucho respeto,
Saludos cordiales,

miércoles, 21 de julio de 2010

Tal vez he sido insolente con la muerte y sus espigas golpeándome el rostro, cuando la lluvia lo llena de lágrimas sucias por el polvo imperceptible de la ciudad.

Tal vez no he caído tantas veces como las que tengo adoloridas de recuerdos,

Quizás sea cierto y haga del error mi profesión, mi arte.

Probablemente no merezca, eso lo sé, al menos aquí tengo una certeza,
bien conozco que no merezco,

Será que los tigres de la vida se han perdido y elegido el cómodo zoológico donde ya no requieren cazar,

Quizás sea que mi estómago me juega malas pasadas, no tantas como las que mi mente boicotea la realidad,

Será que estoy preñada de ilusiones impagas,

Algo hay que me une a la constante de ocupar (usurpar) un espacio.

miércoles, 7 de julio de 2010




Amaneció un hombre, y en sus ventanas colgaban recuerdos que se secaban a la lluvia y al viento. Sus huesos se comían imperceptiblemente el rostro, las manos, que aullaban descontroladas por una mente que les ordenaba detenerse. Amaneció nublado un día, un hombre tejido de consecuencia brava, testaruda, amarilla café, de sienes marcadas como sus huellas en mis palmas foráneas. Amaneció un hombre, acostado, hablando por parpadeos como clave morse. El hombre que levantó en sus años la bandera de la libertad, el vino navegado, noches de guitarra, y borracheras que se quedaron en la sangre. Amaneció sin pulso, con las puertas abiertas y sin escuchar.

He aprendido a punta de amor, y leche chocolatada con harta azúcar, a navegar y perder hasta caer feliz en el colchón de la certeza. La magia del hombre que detiene el tiempo para caminar a mi lado, traspasando con el fin de los dedos las rejas de los años, los fierros helados entrelazándose con mis venas. Me gusta recordar el viento que nos hacía recoger las hojas para guardarlas secas en libros, y ver a fin de año sus colores casi intactos, o la sonrisa a la vida por la nueva oportunidad de amar la sorpresa de una niña, que siempre fui en sus brazos, cuando quieta, él quieto, por el rocío de la mañana, o por las gotas colgadas a las ramas de un árbol, asombraba ese pequeño globo de agua que increíblemente tenía un arcoíris dentro. Las carreras de barcos de papel desde un puente por el canal San Carlos, hasta que desaparecían. La promesa de carne con papas fritas de almuerzo, en la ida a la casa, sobre una bicicleta, cuando había porotos y agua en la mesa.
Ha muerto quien me enseñó a vivir descalza, a oler y a mirar...hoy no soy más que ovillo en tierra seca.

domingo, 27 de junio de 2010

El día que yo te quise...





El día que yo te quise, las nubes dejaron las alturas y vinieron a apoyarse en tu pecho, el viento llenó mis manos de frenesí y las huellas de la vida soplaron de besos tus sagrados montes inquietos.

El día que yo te quise, el mundo se hizo epicentro en tus pies descalzos de miedo, me hundí en blanca súplica, postrado a tu jadeante deseo, entonces el suelo fue el techo de mis tripas, de mi maletín, mi ombligo, mi rostro, mis culpas, de la muerte en proceso. Tuve el vértigo de tu pelo cayendo como latigazos de desprecio, hasta que tus dedos dibujaron otra vez mi cuerpo.

El día que yo te quise, la lluvia caía en picada esparciendo lágrimas fúnebres por los faroles de invierno, tus uñas se incrustaron en el aire, rajando el pasado, tiñendo del carmín de tus labios, mis antebrazos quebrados.

El día que yo te quise, sonaron urgentes sirenas en compás con tu pelvis alzada, buscando alaridos perdidos en nuestra noche que ya era de nostalgia.

El día que yo te quise, la vida y sus motivos se nos hizo poco y nada, bajaron las traiciones de su palco de intrigas y nos tejieron estas ropas ensangrentadas.

El día que yo te quise, tu etérea sonrisa trituró mi garganta, la luna se llenó de tu saliva endiosada, y yo…me quedé con el olor de tu cuello anudado, trizado, goteando, y viéndote desde mi parálisis, arrancar la silla que te elevaba para enmudecer, el mismo día…

que yo te quise.

lunes, 19 de abril de 2010

Y yo me alejo de vos,
de la espiración asfixiada,
de notas que se persiguen furiosas,
tropiezan en tus dedos,
se apoderan de la sangre,
asaltan violencias tímidas asomadas en las negras resacas de momentos,
como enredaderas envolventes arrepentidas mañaneras,
sinuosas caderas que rebalsan, rozan, las mascadas, los filosos, y tan suaves, nostálgicos dientes del piano.

Yo me alejo de vos,
(para tocarte en los silencios, en la espuma, en el frío, en tu aliento, en el aullido enajenado del viento que me disfraza de lo cierto, callada, tomo perspectiva desde el asiento distante)

lunes, 12 de abril de 2010

Podrás con esfuerzo quitarla de tu mente,
con las manos atadas de sus tripas,
a la espalda de los miedos y traiciones,
en victoria ahogada eyaculada precozmente,
suspirar el triunfo de la cobardía,
bañar de dóciles explicaciones la ausencia de lodo,
llenar la copa de brebajes falaces y cómodos,

Podrás hacer cuanto necesite el ser interior que aúlla por bondad,
Se congratula el derecho a permanecer pulcro!!

Pero no podrás cambiar del registro de tus ansiedades,
el juego de probabilidades que tuviste con a penas, el color de su voz,
con sus uñas encarnadas a tu limitada imaginación,

Es el inconsciente que te supera en la cama, a su borde, en el baño - elige el lugar,-
el que te agita
y desborda de semen por un nombre que no podrás alcanzar.

Ahora descanza en paz...

domingo, 21 de marzo de 2010

invitación del día,


Vamos a inaugurar el germen de todo lo añorado,

en la caparazón del invierno,

la caracola que conocemos: sacando ventajosamente de su casa a la babosa, extirpándole los cachos, que vuelven a salir de las 100 veces que le he masticado, busco su sangre, y nada, baba, como tú sabes, como nosotros, ¿ves? oliendo fluidos condensados en el recipiente de tantas masacres, ahora dormidas, latentes, perversas.


Vamos a inaugurar dale!!: los cimientos de la verdad ciega, tú te dejas las garras donde están, así, muy dentro en las membranas, yo perforo los instantes, y en un cerrar de ojos, le quitas el útero a la memoria tropezada.


Vamos a cortar el lazo tricolor con las navajas del destierro,

engordar la nuca con la invalidez de lo preciso,

apresurarse a no decir ni pío,

a cerrar las puertas del juramento,

a dejar de parir y guardar los huevos como las ardillas la comida dentro de su boca, inflando las mejillas, hasta tapar el canal de la nariz a la garganta.


Vamos a danzar transparentes al agazape de los pe(s)cadores sin techo ni suelo, a no hilvanar los trozos que la lengua granulienta recoge en tanto barato agujero.

Vamos a enmudecer los latigazos en el cuero de chancho publicado en el periódico de siempre,

a comer atún en los pezones de la muerte que nos rechaza y amamanta.

A entender nada del reposo, a dejar los dientes incrustados en la arena, a degollar las heridas de la tierra, a encargarle al olvido ahuyentar las agujas de lluvia, al menos de mi ventana abierta, quedarnos en la cama elástica, hasta que deje de mirar desde lejos, el clic de la vergüenza embotellada.


Así...vamos!? nos iremos a inaugurar, el día de la upa, yo chalupa!

jueves, 11 de marzo de 2010

Inclínate un poco,

unnnnn……poquito más,

a ver,

a la izquierda de mi cintura,

a la derecha de mi boca,

al centro de mi soledad.

-Aunque nunca estés sola,
-Tú sigue las intrucciones.


Tartamudeos,

-Estás alucinando,
-Noo: roñoso, empañado, almidonado en estiércol (con el rótulo "artesanal, como hecho en casa"), el hombre se saca los zapatos, sube a un árbol, y descanza.
-Ronca?
-Sí. Pero no sueña, solo suena.

domingo, 7 de marzo de 2010

Oración

No te vallas…
Te ruego…Dios no permitas a mi piel volver a su color natural, ya no estoy de rodillas ante ti, sino acostado enlodándome el estómago descubierto, las tripas caídas igual que mi fe, se han enrollado en huesos sueltos, dispersos por doquier, escapados del cementerio, que ya nadie sabe donde está.
No alcanzamos a llorar, a voltear siquiera de la bocanada de sal, de esos brazos duros, gruesos, fríos, que apuñalaron hasta nuestras vidas pasadas.
Suena campana SUENA!!! Que necesito escuchar algo más que no sea el grito, ese aullido que marcó mis oídos. Dios, te ruego sordera, te imploro mudez, suplico ceguera, te ruego me devuelvas minutos atrás…
Dios, llévate la luz, llévate mi tacto, moviéndome como pueda con los codos para avanzar recostado, que me ves, mis piernas ya no están, no siento…
Padre, solo te ruego con estas lágrimas que no quieren dejar de caer, que surcan mi dolor, no dejes que mi piel vuelva a su color, déjalas tatuadas, deja que mis brazos queden con sus pequeños dedos marcándome los brazos, esos puntos morados que veo en mis brazos, de mi hijito arrancado de mí estirándose hasta más no poder…
No sé de muerte, no sé de culpas, de perdón ni de vida, solo sé que siempre fui un héroe ante sus ojitos, algo tan enorme en su mirada que ningún titán vendría a quitarme, que imitaba mi caminar, mi forma de hablar, que al llegar cansado cada día, me hacía el hombre más poderoso del universo, ni superman, ni batman a mi lado fueron dioses como yo, cuando jugábamos a la pelota, cuando lo lanzaba para recogerlo en mi cuerpo que fue su cuna tantas noches, y días, fui un inmortal en sus dibujos.
No alcancé a enseñarle a pescar, era muy pequeño, pero cada vez me acompañaba ante el miedo de su madre cada vez que nos veía partir, no alcancé a enseñarle a pronunciar bien las “r” ni a que viera a su padre como un hombre, que se equivocaba, no alcancé a pedirle perdón por la falta de fuerza en mi cuerpo, por haberse soltado mis manos, por no ser poderoso como él pensaba…
Te ruego Dios, no me quites estas marcas de sus deditos en mis brazos, cada mañana cuando amanece y hasta que se oculta el sol, busco su cuerpecito entre tanta destrucción, espero no me lo entregue el mar despedazado, espero Padre, marques a fuego este color moreteado en mis brazos, no vuelvas mi piel a su color, déjame sus deditos marcados, no permitas que mi alma pierda su olor, para que él me vea de pie algún día.


Esta vez no hay música, ni palabras, ni rincones, luz, oscuridad, ni nostalgias, aún no despierta la soledad, no se procesa, ni se descanza, la magnitud del dolor no se mide con sangre, ni faltas. Esta vez mis amigos solo hay una árida esperanza...

viernes, 5 de marzo de 2010

Chile ayuda a Chile

VAMOS CHILE MIERDA!!!!!

http://www.chileayudaachile.cl/

martes, 23 de febrero de 2010

No quiero que tenga sentido,
no quiero un puto sentido más allá de mi mejor amigo, mi fiel, leal confidente: mi ron!! Sabes que sus rocas son como el tarot en mi vida? A que tampoco lo sabías?...

La robusta calma de los días, fríos de verano, de luna opaca en las sienes del silencio, vagabundea mi prisa, se aloja a la carrera de voces tan ciegas, de asombros tan embriagados esperando la lluvia, (a certidumbre que no vendrá)agitando sus ojos, batiéndolos como pañuelo blanco de tregua a mis pasos, quebrados, atorados, resbalosos -zapatos del demonio!-grito y por ahí desde un balcón alguien escucha...

Me voy descalza...siguen correteando bichos para beberse los dedos del pie, hambrientos, éstos se entrelazan, subordinados odiosos de campanadas que ya no se extienden…que hoy son ruidos...

No quiero que tenga sentido!! No quiero un puto sentido que encienda la luz…

sábado, 20 de febrero de 2010

Aquellos morados que no le vienen a tus zapatos....mi niña,

viernes, 12 de febrero de 2010

"No me canso de mirarte,"
De ver tu voz en el viento,
Escuchar tus ojos en mis manos,
De tocar las gotas de tu ayer.

Oler el reflejo de tu etérea sonrisa en el color de la madrugada,
Quedarme en la frágil paciencia de los años.

"No me canso de mirarte,"
De verte rozar los dedos con la eternidad,
Sentir el susurro del mañana en tus labios,
De enseñarme a esperar la sorpresa del atardecer,
El delicado silencio de la inmensidad.

martes, 26 de enero de 2010

Escucho esas notas que arrancas del acordeón, y mi piel no deja de recordar lo que nunca ha sucedido, como tus dedos jamás hicieron notas en mi pecho, como nunca tocaron ese tímido rincón de la entrepierna que inundaba callejones donde jamás estuvimos atentos a los focos de autos curiosos. Cuando mi lomo se contorsionó como no sabía que las vértebras podían, antes de quebrarse en tu boca, abriendo y cerrando mis bemoles, hasta un pasaje casi parisino donde tu lengua daba ritmo a mi ansiedad. Mis ahogados suspiros por tu aliento no dejan de recorrerse en lo que no vivimos.

Y mis lágrimas no queman el rostro al caer sin sentido, cuando mis manos saben que no estás.

La delicada delicia inocente, que blasfema a pulso con la ausencia imaginaria, deja aullando este vacío mentiroso, lejano, peregrino de sudores aislados, retuerce su necedad en bocas de sabores amargos, en búsqueda, y tu olor abandona, se precipita a la certeza del silencio, a vagar por la tiranía de la soledad.

jueves, 21 de enero de 2010


Había una vez un hombre feliz, sin ni un maldito diente en su podrida boca, pero feliz,

Era feliz, sin dedos en su manos corroídas por el tétano pero aplaudiendo sin sonido a ala felicidad.

Un hombre feliz sin cansancio por caminar con los ya huesos por las rodillas gastadas, al haber nacido sin pies.

Un hombre feliz sin la inteligencia suficiente como pa darse cuenta de sus faltas corporales, de la burla de quienes lo veían sonreír, como pa no fingir, ni utilizar máscara alguna que ocultara su felicidad, hombre feliz con la cabeza rasgada y decolorada.

Un hombre de quien todos envidiaban su felicidad.


Por Fulana.