miércoles, 7 de julio de 2010




Amaneció un hombre, y en sus ventanas colgaban recuerdos que se secaban a la lluvia y al viento. Sus huesos se comían imperceptiblemente el rostro, las manos, que aullaban descontroladas por una mente que les ordenaba detenerse. Amaneció nublado un día, un hombre tejido de consecuencia brava, testaruda, amarilla café, de sienes marcadas como sus huellas en mis palmas foráneas. Amaneció un hombre, acostado, hablando por parpadeos como clave morse. El hombre que levantó en sus años la bandera de la libertad, el vino navegado, noches de guitarra, y borracheras que se quedaron en la sangre. Amaneció sin pulso, con las puertas abiertas y sin escuchar.

He aprendido a punta de amor, y leche chocolatada con harta azúcar, a navegar y perder hasta caer feliz en el colchón de la certeza. La magia del hombre que detiene el tiempo para caminar a mi lado, traspasando con el fin de los dedos las rejas de los años, los fierros helados entrelazándose con mis venas. Me gusta recordar el viento que nos hacía recoger las hojas para guardarlas secas en libros, y ver a fin de año sus colores casi intactos, o la sonrisa a la vida por la nueva oportunidad de amar la sorpresa de una niña, que siempre fui en sus brazos, cuando quieta, él quieto, por el rocío de la mañana, o por las gotas colgadas a las ramas de un árbol, asombraba ese pequeño globo de agua que increíblemente tenía un arcoíris dentro. Las carreras de barcos de papel desde un puente por el canal San Carlos, hasta que desaparecían. La promesa de carne con papas fritas de almuerzo, en la ida a la casa, sobre una bicicleta, cuando había porotos y agua en la mesa.
Ha muerto quien me enseñó a vivir descalza, a oler y a mirar...hoy no soy más que ovillo en tierra seca.

2 comentarios:

Meir dijo...

Siento la pérdida...más no su efecto.
Salud por ustedes en ese tiempo perfecto y cristalizado... que siga la música en esta balcánica existencia.

SOMBRA FALSA dijo...

El efecto demora en llegar, la falta se asoma insolente, en el día a día...

Saludos,