lunes, 4 de octubre de 2010

I

Despavorido humedeció recuerdos salivados en sus manos, en las rodillas,
Miraba en secreto desde la profundidad de la boca, abriendola, mostrando los dientes,afilados colmillos, que pesaban, los iba arrastrando en el pavimento, sacándoles filo cada vez que desde lejos, desde lo inexistente, la veía.


"huelo tu sangre, te siento menstruar en mis venas,
los pies se me han cubierto de hielo...desmedidamente!
las garras me han crecido como a un muerto,
no muerto,
desmontado del columpio que solo por diversificar el entretenimiento,
ha forjado Hades en el inframundo".


Te acercas demasiado, ya no me distingo de mí.
(la diferencia, exige dos existencias, al menos remotas )

4 comentarios:

J.Carlos dijo...

un placer sentir la sangre freca de tus letras, aquella con la que escribes tus textos llenos de interrogantes y realidades.
Saludos

SOMBRA FALSA dijo...

J.Carlos,
El placer es mío, (obvio! jajaja).
Me gusta olerte aquí, y enterrar los dedos en tu carne enletrada, allá. ;)

Abrazo,

TORO SALVAJE dijo...

Jo.
Da miedo.
De verdad.

Habrá que vigilar.

Besos.

SOMBRA FALSA dijo...

Uff...Torito, más terror me da a mí...que es a quien le habla, zapatea, y le da tirones al pelo para escribir "exactamente" lo que piensa...
Hasta ahora, me he echo la loca, la muda, la sorda, la que no entiende su idioma...pero yaaaa, me va pillando...

Abrazo!!