lunes, 18 de octubre de 2010

Me rehúso a dedos "foráneos" sin prueba de blancura!

Escrotos de indelebles alegrías y blasfemas hipocresías,

¿qué han hecho de mis ganas descascaradas por arrancarle algo,
un pedacito baboso a la vida que me queda?

Ese dedo acusador...la mano veterinaria: ansiosa por testear mi próstata querida,

Hoy me sumo a la testarudez ante la ciencia perniciosa y violenta,

Rehúso el examen que pretende desflorarme el ano,

Metiendo y sacando como purgante, mi dignidad de bolsillo,
por un resultado,

Que señores! Seamos claros!!,

Ya conocemos.

No hay comentarios: