lunes, 8 de noviembre de 2010

A penas un quejido,
un instante desatado
La verdad se destempla en las crines de tu voz inmaculada.

5 comentarios:

J.Carlos dijo...

Pocos pueden decir tanto y tan sugerente con tan pocas palabras.
Sigues domando las letras, y ellas te obedecen sin resistencia.
Un abrazo

SOMBRA FALSA dijo...

Gracias J. Carlos!! tus palabras hinchan como sapo mi ego!

Tu visita resulta un estímulo. ;)

Hasta el próximo croar!

Abrazos,

Meir dijo...

A penas un quejido inaudible a mis labios, un instante desatado en tus cabellos destemplando la verdad en las crines de tu voz inmaculada. Reposando inefable en la gloria de tu mirar.

Excelente, eres constante fuente de inspiración.

SOMBRA FALSA dijo...

Meir,
Me gustó el juego de "complete la oración", Gracias!!
Hago una reverencia hacia ti, arriesgando una discopatia lumbar que me deje tal cual. (debería aprender a caminar en cuatro patas desde ya, por si acaso...)

Saludos!

Nico Martinez dijo...

Lindas cosas escribis.